Haga clic para escuchar el texto resaltado! Desarrollado Por GSpeech
itenfrdeptes

¡Comparte nuestro contenido!

Don Ettore Malnati, gran estudioso del Papa Montini, lo recuerda: fue un hombre atento a los cambios de su generación, estuvo atento a las necesidades del hombre moderno.

Era el 21 de junio de 1963 cuando Giovanni Battista Montini fue elegido para la Sede de Pedro. El nombre que quería imponerse como Papa era el de Pablo VI, con una referencia precisa al Apóstol de los gentiles, por quien sentía un profundo amor. En los años de su juventud, fue nombrado asistente eclesiástico de la Federación Universitaria Católica Italiana (Fuci) y luego diputado y prosecretario de la Secretaría de Estado. En 1954 Montini fue llamado arzobispo de Milán, cuatro años antes de su nombramiento como cardenal por el Papa Juan XXIII en 1958.

Gran tejedor del Concilio Vaticano II

El inicio de su pontificado se caracterizó por el deseo de marcar una continuidad con su predecesor, el mismo Juan XXIII que inició el Concilio Vaticano II pero no logró llevarlo a término. Pablo VI lo hizo poniendo en marcha, durante las obras, una sabia obra que condujo, entre otras cosas, a la revocación de las excomuniones mutuas entre Roma y Constantinopla dictadas en 1054. El diálogo dentro de la Iglesia, con las otras religiones y con el mundo y las otras figuras que Los años que caracterizó su gobierno pastoral fueron modernos.

Malnati: “Profeta del signo de los tiempos”

“Montini, ante los problemas contemporáneos, se puso a la luz de los signos de los tiempos y de la fidelidad al Evangelio”, dice dsobre Ettore Malnati, teólogo y profundo conocedor de Pablo VI y de sus obras. Exactamente sesenta años después de su elección, Malnati recuerda que Montini “ya cuando estaba en la Secretaría de Estado, estaba atento al mundo de los trabajadores hasta el punto de acercarse a la perspectiva de los sacerdotes obreros. Cuando se convirtió en arzobispo de Milán, iba a menudo a celebrar en las fábricas al final de sus turnos".

Atención a los laicos

El crecimiento de los laicos fue otro tema querido de Pablo VI. “Cuando era asistente eclesiástico en Fuci - recuerda Malnati - Montini tuvo cuidado de realzar la presencia de sus alumnos en la Iglesia. Sobre todo, les ofreció la oportunidad de rezar en su lengua materna, traduciendo la Liturgia de las Horas tras un encuentro en Camaldoli. Una iniciativa que, lamentablemente, le costó su puesto en la federación de estudiantes."

amigo del hombre

La acción gubernamental de Pablo VI no descuidó las necesidades de la modernidad. Malnati subraya que fue su constante deseo de "tender la mano al hombre contemporáneo, sintiéndose amigo y no contrario, como muchas veces han enseñado Juan XXIII y el Concilio".

Iniciador del ecumenismo

“Pablo VI fue el primer Papa que regresó a Tierra Santa para indicar que era necesario recuperar las fuentes de la Iglesia”, explica el estudioso, sosteniendo que a partir de ese momento “se abrió la gran temporada del ecumenismo: en Jerusalén se reunió Atenágoras, entonces Patriarca Ecuménico de Constantinopla, y juntos emprendieron un viaje que les llevó a la cancelación de sus respectivas excomuniones".

Su legado: una Iglesia para los pobres

Cuando se le pregunta cuál es el legado que Pablo VI dejó al mundo, Malnati responde así: “La idea de una Iglesia pobre para los pobres. Una pobreza que es atención, solidaridad, que debe dirigirse a una humanidad que todavía necesita de Cristo”.

Haga clic para escuchar el texto resaltado! Desarrollado Por GSpeech