Haga clic para escuchar el texto resaltado! Desarrollado Por GSpeech
itenfrdeptes

¡Comparte nuestro contenido!

La santidad no es contraria al compromiso con los negocios o el trabajo. En efecto, son estrellas que iluminan y hacen más justa la ciudad de los hombres.

por Michele Gatta

La historia de este mes trata sobre uno de nosotros, alguien de "la casa de al lado", por así decirlo. De un ingeniero hidráulico que se ocupa en particular de la depuración del agua en una región del sur de Italia. Nada más llegar a la empresa se dio cuenta de que quizás él era el único que estaba allí no para recomendaciones, sino para su CV.

Con mucho empeño en los primeros meses logró poner en marcha los cincuenta depuradores que debía cuidar y que hasta entonces permanecían cerrados. Posteriormente también se encargó de potabilizar el agua para otras empresas. Dice que «dondequiera que fui me di cuenta de que la gestión rigurosa de las aguas públicas, la salud de los ciudadanos, el futuro de nuestros hijos, el bien de una ciudad eran valores de segunda categoría frente al lucro y los intereses privados». Hasta que le pidieron que pusiera en un segundo plano aquellos valores en los que siempre había creído. Para obtener beneficios, en uno de los municipios se vertieron lodos de depuradora en el arroyo vecino, que desemboca, al cabo de unos kilómetros, en el mar. Posteriormente, más de diez años después, se produjeron las primeras detenciones. 

"No quería ser el cristiano del mañana". eso es lo que se repetía para no involucrarse. Su esposa y sus amigos que vivieron el Evangelio con él lo ayudaron a recuperar la alegría y la luz de las opciones a contracorriente. «Mi conciencia, mi educación, mis ideales, me exigían ir en contra de estas prácticas». Roberto decidió renunciar, más vale ser pobre que deshonesto. 

Posteriormente también tuvo que dimitir de otros cargos. También ha tenido experiencias positivas en cuanto a la gestión de plantas depuradoras. En una de ellas, una cooperativa social de la costa, estaba junto con otras dos personas. Es ingeniero, electricista y trabajador con pasado como drogadicto, que gracias a esta oportunidad pudo reinsertarse al mundo laboral. Los resultados fueron excepcionales, hasta el punto de que un técnico de laboratorio que la revisó nunca había visto el agua tan pura, pensando que había sido manipulada.

Actualmente gestionaba una depuradora municipal y otros pequeños negocios privados. Aquel técnico que no creía en un agua tan pura lleva ahora grupos escolares a visitar las plantas que dirige nuestro ingeniero.

El precio de la coherencia es alto. Su situación económica no ha mejorado. Pero creía en el amor de Dios incluso si eso significaba tomar decisiones a contrapelo. «Esta mañana salí a caminar a la playa. Ante el espectáculo del mar y los reflejos del sol sobre el agua, sentí la presencia de Dios que me tranquilizaba: estoy en el camino correcto".

Haga clic para escuchar el texto resaltado! Desarrollado Por GSpeech